miércoles, 20 de diciembre de 2017

MALTRATO DOMÉSTICO

En teoría, las relaciones familiares son las más cercanas y por ello suelen ser también las más complejas. La familia no se elige y no es posible cambiarla. Por eso, por mucho que queramos creer que nuestra familia es la mejor del mundo, la realidad es la que es, y con el tiempo nos damos cuenta de que nuestros familiares a lo mejor no son tan buenos. Además, la relación entre los miembros de una familia no es estática, sino que evoluciona, por lo que poco a poco se van consolidando determinados patrones de comportamiento que tienden a estabilizarse y mantenerse. Con el tiempo resulta difícil modificar estos esquemas, generándose a menudo situaciones de conflicto y de sufrimiento entre las personas. No os miento si os digo que la mayor parte de los maltratos físicos y psicológicos se producen en el ámbito familiar. Lo aconsejable no es resignarse, ni callarse, sino buscar soluciones y entender que todos podemos controlar la relación que queremos mantener con cada uno de nuestros seres queridos.